Crece tendencia femenina a perdonar a maridos golpeadores

– Ellas los denuncian y ellas mismas los sacan de la cárcel.

– Las orilla la dependencia económica hacia el hombre.

Foto El Jarochón

Foto El Jarochón

Aunque suene a frase machista, pese a las campañas para que las mujeres hagan conciencia sobre sus derechos, aún prevalece una fuerte de la dependencia femenina hacia el hombre y por eso las denuncias por maltrato intrafamiliar terminan en perdón judicial, lo cual ocasiona que a las víctimas se les señale de que ‘les gusta la mala vida’, lamentó Gustavo Adolfo Payán Meza, presidente del Colegio de Licenciados en Derecho Penalistas de Veracruz.

Recordó que ese orgamismo brinda asesoría jurídica al Instituto Veracruzano de las Mujeres y en casi un mes de trabajar en esa vertiente ha atendido un promedio de 70 casos que aún se encuentran en proceso en Juzgados Civiles, cuya denominador común es la violencia física (golpes) y económica (incumplimiento de los deberes alimenticios).

Admitió que el espíritu es no desintegrar a las familias o lo que queda de ellas, pero en ocasiones no queda más camino, y aun así se lucha para hacer más llevadera esa relación. El problema es que no siempre es la mejor decisión.

Sin embargo en asuntos de querella o relacionados con la querella, lesiones que tardan en sanar hasta menos de 15 días o en daños, cabe el perdón judicial con base en el Artículo 104 del Código Penal, y es allí donde suele tambalearse toda la furia de la mujer y transformarse hasta retirar los cargos.

“La tendencia es que se otorga el perdón judicial. Incluso ya procesada la persona en el Juzgado, cabe el perdón judicial en esos términos de ley, prevalece. De hecho tenemos muchos asuntos similares; por eso es que no llegamos a sentencias, porque la voluntad de las partes se impone y como prevalece la familia y los hijos, entonces ese tipo de casos hace que muchas veces se llegue a una situación de conciliación, aun prevaleciendo la violencia”.

La gran causal del perdón es ante todo la dependencia económica de la mujer hacia el hombre, quien finalmente es el sustento de la familia y la figura paternalista dentro del ambiente familiar. Esa actitud hace que en forma coloquial se acuse a la mujer de gustarle ‘la mala vida’.

“Como dicen vulgarmente, ‘el amor apache’. He atendido a varias personas y les he comentado que para qué insisten en vivir con una persona que les da mal trato tanto psicológico como físico”.

– ¿Eso no implica un poco un retroceso social, jurídico?

“Considero que no; al contrario, tenemos una ley en su exacta aplicación. Falta por atender algunas técnicas de la ley, nada más para acabar de asegurar la parte literal jurídica. Sin embargo más que un retroceso considero que tenemos esta libertad para poder tomar una determinación en el sentido de personar o no perdonar a una persona. Hay instituciones que se encargan de la cuestión psicológica y que dentro de la misma legislación te apoyan”.

~ por heladiocastro en enero 17, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: